logotipo González Solís
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Conoce los objetivos del Régimen de Incorporación Fiscal

Comparte este artículo:
Facebook
LinkedIn
WhatsApp
Para considerarse elegible para el Régimen de Incorporación Fiscal se debe mantener en el límite establecido de ingresos anuales, obteniendo beneficios como la reducción de carga administrativa, registro simplificado y beneficios fiscales como; la opción de evitar la retención de IVA a los clientes y la deducción de gastos específicos...
Régimen de Incorporación Fiscal

El Régimen de Incorporación Fiscal se refiere a un sistema de tributación en México dirigido a los trabajadores independientes, pequeños empresarios y emprendedores que perciban ingresos en sus actividades bajo los límites establecidos por las autoridades fiscales. Creado con el fin de cumplir con las obligaciones fiscales de las personas físicas y a la vez disminuir la carga fiscal y administrativa para estos contribuyentes.


El RIF facilita a los contribuyentes la simplificación de impuestos omitiendo la necesidad de hacer frente a impuestos tanto el IVA como el ISR, reemplazándolo con el pago de cuotas mensuales fijas que incluyen impuestos federales y locales junto con las contribuciones al IMSS.

Para considerarse elegible para el Régimen de Incorporación Fiscal se debe mantener en el límite establecido de ingresos anuales, obteniendo beneficios como la reducción de carga administrativa, registro simplificado y beneficios fiscales como; la opción de evitar la retención de IVA a los clientes y la deducción de gastos específicos. No se recomienda a todos los tipos de actividades económicas pertenecer al RIF, debido a que cuenta con restricciones y límites para su ingreso, así como el tiempo de pertenencia.


Para ingresar al RIF, el contribuyente debe acudir a un experto fiscal o contador para analizar si es conveniente en su caso específico pertenecer al régimen, así como ayudarlo a entender sus beneficios fiscales y obligaciones al ser parte de este grupo.

Las regulaciones y normas fiscales del régimen están sujetas a los cambios que surjan con el paso del tiempo, por este motivo es importante que el contribuyente se mantenga informado de las actualizaciones que puedan presentarse por la legislación fiscal vigente.

Los principales objetivos del RIF son:

  • Simplificación fiscal: El régimen tiene como objetivo facilitar los procedimientos fiscales de los contribuyentes, de forma que reduce los costos relacionados con el cumplimiento de sus obligaciones fiscales y la carga administrativa, que da como resultado una forma simplificada de que los contribuyentes cumplan con sus obligaciones tributarias.
  • Beneficios fiscales: El régimen brinda ciertos beneficios fiscales como las deducciones simplificadas y una reducción de impuestos en las tasas de estos con el fin de realizar un incentivo en el cumplimiento fiscal y la formalización de estos.
  • Reducción de la informalidad: Busca reducir la informalidad en la economía del país, impulsando a los trabajadores informales y pequeños negocios a registrarse en el régimen y estar al corriente con sus obligaciones fiscales.
  • Contribución al gasto público: Al momento de registrar más negocios y personas a la base de contribuyentes, el gobierno recibe un aumento en sus ingresos fiscales y así financiar programas y servicios públicos destinados al beneficio de la sociedad.
  • Acceso a servicios financieros y sociales: Cuando un contribuyente se registra en el RIF tiene acceso a diferentes beneficios; como la posibilidad de obtener financiamientos y créditos de una manera más sencilla y servicios del sector de salud con motivo de su situación fiscal regularizada.

La normatividad fiscal vigente puede realizar cambios en las obligaciones, de ahí la importancia de recibir asesoría de un contador, o bien; hacer una revisión de la última actualización de la legislación al momento de llevar a cabo los trámites fiscales, las obligaciones más comunes del RIF son:

  • Registro: El registro en el régimen de incorporación fiscal debe realizarse en el Servicio de Administración Tributaria (SAT)
  • Pago de impuestos: El pago del ISR correspondiente a las deducciones e ingresos declarados por bimestre, cuya tasa varía de acuerdo con la legislación vigente debe ser realizado
  • Límite de ingresos: Estar pendiente del límite de ingresos fijado por el RIF para formar parte de dicho régimen. Si llega a superar el límite dentro de un año calendario, tendrá la obligación de cambiar a otro régimen.
  • Presentación de declaraciones bimestrales: Los contribuyentes que formen parte del RIF tienen la obligación de realizar declaraciones de forma bimestral en donde indiquen sus deducciones e ingresos junto con el ISR a pagar.
  • Pago del seguro social: En caso de ser trabajador independiente y no estar incorporado al seguro social a través de otro régimen, está la opción de inscribirse en el seguro social para gozar de los servicios médicos.
  • Registro de ingresos y gastos: Es necesario contar con un registro ordenado de los gastos e ingresos para tener un respaldo de las declaraciones presentadas.
  • Declaración anual: En conjunto con las declaraciones bimestrales, también es obligación presentar la declaración anual con el objetivo de regularizar la situación fiscal de acuerdo con el cierre de año.
  • Emisión de comprobantes fiscales: Los comprobantes fiscales, o facturas por operaciones, deben ser emitidos bajo los lineamientos fiscales con el concepto de Régimen de Incorporación Fiscal.
  • Otras obligaciones específicas: El contribuyente puede tener otras obligaciones fiscales dependiendo del tipo de actividad y situaciones personales.

 

Queremos saber tus comentarios al respecto...

Suscríbete a nuestro Newsletter